viernes, 13 de mayo de 2016

Estela o estatua–menhir de Pedra Alta

La estela o estatua–menhir de Pedra Alta fue encontrada al SO del ayuntamiento de Castrelo do Val (Ourense), cerca del límite con el de Verín, en una llanura aluvial de la ribera del río Támega. En el año 2010, Xosé Luis Lorenzo Rúa la descubrió enterrada a medio metro de profundidad, en una finca propiedad de su hermano, y tras excavar para sacarla, la escondió bajo unos árboles. Posteriormente comentó el hallazgo con un vecino de Verín llamado Bruno Rúa Martínez, quien a su vez lo puso en conocimiento de los arqueólogos Alberte Reboreda Carreira y Eduardo-Breogán Nieto Muñiz.


La estela de Pedra Alta mide 175 cm de alto, 63-70 cm de ancho y su grosor es de 30-33 cm, siendo su peso de 800 kg. La roca sobre la que se labró es de granito de grano medio, un tipo de piedra que no se halla en la zona por lo que tuvo que ser transportada desde al menos 3 km, distancia a la que se encuentran los afloramientos más cercanos. Su estado de conservación es bueno aunque presenta algunos golpes y ralladuras provocadas por algún tipo de maquinaria.

Para conferirle una cierta silueta antropomorfa se le practicaron cuatro escotaduras, con lo que la estela fue transformada en una estatua-menhir. En una de sus caras se realizaron una serie de grabados mediante la técnica de piqueteado.



En la parte superior, sobre lo que vendría a ser el pecho, aparece una espada envainada de 53 cm de largo y 8 cm de ancho, provista de una correa o cinto.


Más abajo, en el centro de la estela, está grabado un escudo con asidera y escotadura en “V”, formado por tres círculos concéntricos y que tiene un diámetro exterior de 33 cm. Su tipología es muy similar a la de los escudos originarios de Creta y Chipre y que también se han encontrado en Irlanda, Dinamarca y Suecia.


A la izquierda del escudo vemos un grabado que pudiera representar una lira homérica,  phorminx o forminge, uno de los más antiguos instrumentos musicales de la Grecia antigua y que a menudo aparece representado en las estelas. 


Se trata de un instrumento mezcla de lira y citara, con una caja de resonancia en forma de “D” a la que iban sujetas entre de dos y siete cuerdas, generalmente cuatro. La presencia de instrumentos musicales en las estelas indica que eran empleados en ceremonias y actos sociales, en los que probablemente se entonarían cantos y recitarían poemas épicos o funerarios.

Phorminx según M. Wegner

Debajo del escudo está labrado un carro de dos ruedas tirado por dos caballos. Se aprecia su caja en forma de “D” con el frente en la parte curva. Se trata del tipo de carruaje característico de las estelas del SO peninsular y se corresponde con el modelo griego descendiente del micénico, de planta curva,  eje en el centro de la caja ligera con barandilla provista de grandes asideros traseros y ruedas de cuatro radios. (Crouwel,  J.H. (1981): Chariots and other means of Land transport in Bronze Age Greece) (Muzzolini (1988): "Les chars des stéles du sud-ouest de la Péninsule Ibérique, les chars des gravures rupestres du Maroc et la datation des chars sahariens").

Reconstrucción del carro del yacimiento de La Joya. 700-501 a.C (J. Jiménez Ávila)

Por último, debajo del carro, vemos lo que pudiera ser una lanza de 63 cm de largo y 2 cm de grosor, en posición horizontal y que  ocupa el ancho de la estela.

Conclusiones

La estela de Pedra Alta es hasta el momento la única de su tipo encontrada en Galicia y corresponde a las denominadas estelas de guerreros del SO peninsular, de las que se conocen más de cincuenta en la Península Ibérica y que han sido datadas entre el Bronce Final y los inicios de la Edad de Hierro. Estas estelas se concentran principalmente en Extremadura, Sevilla y Córdoba, pero también se han encontrado estelas de este tipo en lugares como Valpalmas (Zaragoza) o en Chillón (Ciudad Real).

No existe consenso en lo que se refiere a la función que desempeñaban las estelas de guerreros. Almagro y otros muchos autores consideran que tenían carácter funerario y que se hincaban en el suelo señalando el emplazamiento de una tumba, pero la verdad es que hasta el momento no se ha encontrado ninguna asociada a una sepultura. Otras hipótesis plantean que se trataba de delimitaciones territoriales o que conmemoraban determinados acontecimientos, como por ejemplo el lugar en el que murió algún importante guerrero en el curso de una batalla.

Según M. Bendala Galán (Las estelas decoradas del SO y orígenes de Tartessos), la difusión de las estelas grabadas es un indicio de que se produjo una inmigración de pueblos que trajeron sus armas, carros de batalla, ritos funerarios, música y cantos, incluso su propia escritura, lo que provocó un enorme cambio cultural en la población indígena de la Edad de Bronce en el SO peninsular. 

La estela de Pedra Alta tiene una gran importancia porque demuestra la conexión de Galicia con la zona SO peninsular a través de la Vía de la Plata. Tanto el phorminx como la tipología del carro parecen indicar la existencia de contactos con una influencia mediterránea oriental que tuvo lugar a comienzos del siglo VIII a.C. Además,  el topónimo “Pedra Alta” indica que la estela estuvo hincada en este lugar tanto tiempo como para dar nombre al lugar y servir de límite territorial.

Las fotografías de este artículo han sido realizadas por Francisco Javier Torres Goberna ©.