domingo, 3 de mayo de 2015

El culto a Mitra en Hispania: el Aion de Augusta Emerita y la Tauroctonía de Cabra

Mitra era dios indo-iraní vinculado al sol y por lo tanto fuente de energía, benefactor y protector, del que procedían el amor y la amistad. En el panteón de los Vedas de la India, Mitra era uno de los dioses principales o Asuras. En el Avesta iranio existían dos divinidades principales: Ahura Mazda (dios de la luz) y Ahriman (dios de la oscuridad). Estos dos dioses estaban enfrentados en una lucha perpetua y eterna que sólo concluirá cuando el bien venza al mal. Mitra era uno de los dioses de la facción de la luz y el bien y su principal función consistía en garantizar la justicia de los actos y mediar entre los mundos superiores, en los que reinaba Ahura Mazda, y los inferiores que gobernaba Ahriman.

Tanto en la mitología hindú como en la irania, Mitra personificaba el carácter sagrado de los contratos y juramentos, empezando por el que vinculaba a los hombres con los dioses y que les obligaba a ofrecerles sacrificios a cambio de los cuales serían recompensados. Por lo tanto, en los contratos se solía hacer mención a Mitra e invocar su nombre como garante de que lo acordado se iba a cumplir. En Boghaz Köy, capital del imperio hitita en el N de Anatolia (Turquía), se hallaron unas tablillas de arcilla del siglo XIV a. C en las que por primera vez aparece el nombre de Mitra, garantizando el cumplimiento del tratado firmado entre hititas y hurritas.

En la reforma que Zarathustra realizó de la tradición irania, la figura de Mitra quedó relegada a su condición de fiador de los acuerdos y su culto fue cayendo en declive, ya que el zoroastrismo era una religión monoteísta centrada en Ahura Mazda y prohibió los antiguos ritos politeístas, como los sacrificios de toros en honor a Mitra. Posteriormente se produjo una revitalización del culto durante el imperio de la dinastía persa de los aqueménidas (709-330 a.C), quienes propagaron el mitraísmo hasta las costas del mar Egeo. 

En el siglo I a.C el mitraismo comenzó a difundirse por las costas del Mediterráneo. Su aparición en los dominios del Imperio Romano tuvo lugar entre el final de la República (27 a.C) y especialmente a partir del siglo I d.C, con la incorporación al Imperio de Capadocia (Turquía) y Comagene (Siria) y la aportación de contingentes de legionarios de estas regiones que seguían la fe mitráica. De esta manera el mitraísmo fue divulgado por las legiones romanas y gozó de la protección del Imperio, experimentando un gran auge durante los gobiernos de Cómodo, Aureliano y Diocleciano.

Esta situación tocó a su fin con Constantino, quien al principio adoraba al Sol Invictus cuyo símbolo portaba en su estandarte, pero que en el 313 promulgó el Edicto de Milán decretando la libertad de cultos y concediendo importantes privilegios a la jerarquía cristiana. En el 337 Constantino se convirtió al cristianismo en su lecho de muerte y el mitraísmo comenzó su decadencia, a pesar de un breve resurgimiento con el emperador Juliano, hasta que en el siglo IV se produjo su declive definitivo y desaparición.

El mitraismo en Hispania

El mitraísmo llegó a Hispania de la mano de las legiones romanas y de los comerciantes orientales que arribaban a nuestras costas. De todos modos, no gozó de mucha popularidad entre los hispano-romanos, siendo un culto muy minoritario y al parecer exclusivamente masculino.


Existen referencias a Mitra en diversas epigrafías hispanas con los nombres de Mitrae, Soli Mitrae, Mitrae Invicto, Soli Invicto Mitrae Deo Soli Invicto. Por otra parte, también existen muestras de las tres representaciones más características de este culto mistérico: la Tauroctonía (escena de Mitra sacrificando al toro), la representación del grupo león-crátera (agua)-serpiente y la imagen de Aión, divinidad por lo general con cabeza de león, alas y rodeada por los anillos de una serpiente.


Los monumentos mitraicos más antiguos de la Península son los de Emerita Augusta, de entre la segunda mitad del siglo II d.C y finales del siglo III d.C. Otras comunidades mitráicas eran la de Igabrum (Licabrum. Cabra), donde se halló la escultura del Mitra Tauróctono que debió ser esculpida para decorar la pared frontal de un mitreo; la de Itálica, Curduba y Caetobriga (Setúbal). En Galicia sólo se conoce la existencia de un mitreo en Lugo que fue destruido en el año 350, y también parece existir una inscripción aparecida en Cuntis.



La Tauroctonía de Cabra (Córdoba)

Este relieve de Mitra Tauróctono fué hallado en una huerta cercana a la Fuente de las Piedras (Cabra) y se conserva en el Museo Arqueológico de Córdoba. En este yacimiento arqueológico existen restos de una necrópolis romana y de una gran casa del Bajo Imperio, erigida alrededor del siglo III y que sufrió un incendio a finales del siglo IV o principios del V. Es posible que se tratara de un colegium o residencia de soldados (A. Blanco, Julián García y M. Bendala. Excavaciones en Cabra. La Casa de Mitra. 1972).

El relieve hallado en Cabra es de escaso valor artístico,  está labrado en mármol y mide 96 cm de largo, 93 cm de alto y 35 cm de ancho. Su aparición nos indica que en este complejo de viviendas debió existir un mitreo: una cueva artificial que imitaba la caverna en la que habitaba Mitra y en la que sacrificó al toro primordial. Todos los mitreos constaban de una antecámara y tras ella de una sala alargada, denominada spelaeum, decorada con pinturas y provista de dos largos bancos corridos. En la parte más profunda de la cueva, en la que se realizaban los ritos, iniciaciones y sacrificios asociados la liturgia, se situaba el altar y la representación en pintura, bajorrelieve o estatua de Mitra sacrificando al toro.

En la Taurotocnía de Cabra se representa a Mitra Invictus Tauroctonos, creador del mundo viviente, sacrificando a un toro de tamaño proporcionalmente pequeño en comparación con la figura humana. Mitra va vestido al modo persa, con pantalones largos y ceñidos a los tobillos, corta túnica, una capa ligera o clámide atada al cuello y el característico gorro frigio. Con la mano izquierda agarra el morro del toro y le levanta la cabeza hacia atrás, mientras que con su cuerpo y la pierna izquierda presiona a la bestia impidiendo que se incorpore. Una de las patas traseras del toro está retrasada y sujeta por el pie derecho de Mitra. Éste, son su mano derecha clava un puñal en el cuello del toro y mientras realiza el sacrificio, gira la cabeza para dirigir su mirada hacia el sol. Los demás elementos del grupo son un escorpión que agarra los testículos del toro con sus pinzas y la serpiente y el perro que beben la sangre que mana de la herida.


Dentro de los cultos ctónicos (referidos al inframundo, a lo subterráneo y vinculados con la regeneración de la vida y la ultratumba), la serpiente que bebe de la herida del toro representa a la tierra que es fecundada por la sangre del animal regenerador. La serpiente era una fuerza benefactora y dispensadora de vida que vivía en las profundidades de la tierra y que cada año renacía mudando de piel. También en la mitología griega era un motivo iconográfico muy utilizado que simbolizaba la fertilidad, la salud y que representa  a varias divinidades asociadas a la tierra, como Deméter, Céres y Kore.

Para los cultos ctónicos el perro genético simboliza el origen de las cosas; la serpiente pneumática es el aliento racional que da orden al universo; el cuervo noético encarna la capacidad de percibir intelectualmente, de pensar; a estas representaciones se les une la del escorpión apogenético (A. Blanco, Julián García y M. Bendala. Exacavaciones en Cabra. La Casa de Mitra. 1972).

El tema de la Tauroctonía mitraica ha sido interpretado también desde un punto de vista astronómico, según el cual se trataría de un relato mítico que reproduce un mapa del cielo en el que el toro sería la constelación Taurus, el perro se identifica con Canis maior y/o minor, la serpiente con Hydra, el león con Leo, la crátera con Cráter, el cuervo con Corvus, escorpión con Scorpius y el manojo de espigas en el extremo de la cola del toro con la estrella Spica (R.Beck, 1984).

Los Aiones mitraicos de Mérida

Augusta Emérita debe su nombre a Octavio Augusto, quién la fundó en el año 25 a.C para los soldados retirados con honores (eméritos) de la Legio V Alaudae y de la Legio X Gemina, veteranas de las guerras cántabras.

A mediados del siglo II d.C existía una comunidad mitraica en Emerita, fundada alrededor del año 155, que probablemente fuera la más importante de Hispania. A esta  congregación corresponden las dos estatuas encontradas y que se adaptan al tipo de Aion mitraico. Una de ellas tiene cabeza de león y la otra cabeza humana y ambas aparecen rodeadas por los anillos de una serpiente, que podría simbolizar el curso del sol (J.R.Mélida). 

Para la mayor parte de los autores las estatuas emeritenses son representaciones de Aion-Zervan-Chronos, dios del tiempo infinito. En ellas se muestra la dualidad de dos potencias antinómicas: la vitalidad cósmica y solar de la serpiente, y el Tiempo devorador encarnado por el león. Según Hinnells, la estatua leontocéfala simboliza a un ser cósmico que guíaba a las almas tras la muerte, a través de las esferas planetarias. Para otros investigadores pudiera tratarse de Ahriman, dios iranio del Mal y las Tinieblas.

El Aión antropocéfalo de Mérida representa al Mitra Saxigenus, es decir, Mitra naciente en el momento de brotar de la roca (M. Bendala). Esta estatua tiene en su pecho una máscara con la cara de un león.


Otras representaciones mitraicas emeritenses fueron halladas a comienzos de la década de 1960 en una mansión situada en la falda meridional del cerro de San Albín, cuya construcción corresponde a mediados del siglo I d.C. Se la conoce como la casa del mitreo, debido a su proximidad con el lugar donde se supone que se ubicaba este santuario. 


En una habitación del sector occidental se encuentra el célebre mosáico cosmogónico, representación alegórica de los elementos de la naturaleza (ríos, vientos etc) y que está presidida por la figura de Aion.


El culto mitraico

Desconocemos casi todo lo que se refiere al culto original a Mitra en Oriente, apenas algunos textos que forman parte de los escritos zoroástricos, por lo que tan sólo tenemos constancia de la versión occidental del culto que incorporaba elementos griegos y romanos a la tradición persa.

Según el rito que practicaban los legionarios romanos, Mitra nació por propia voluntad surgiendo de una roca (petra generatrix) situada cerca de un manantial y un árbol sagrados, suceso del que son testigos unos pastores que se acercaron al lugar a adorarlo. En el momento de su nacimiento llevaba sobre su cabeza el gorro frigio y portaba una antorcha y un cuchillo con el que cortó el fruto del árbol sagrado, vistiéndose con sus hojas. 

Posteriormente, Mitra halló en las montañas al toro primordial e intentó montarlo, pero la bestia comenzó a galopar y lo arrastró mientras permanecía aferrado a sus cuernos. Una vez que el animal se agotó, Mitra lo agarró por las patas traseras y se lo cargó a los hombros, realizando un agotador viaje (transitus) hasta su cueva. En este lugar recibió el mensaje que el Sol le envió a través de un cuervo, pidiéndole que sacrificara al toro. Mitra cumplió la voluntad del Sol y con su cuchillo le dió muerte. Un perro y una serpiente comenzaron a beber la sangre del toro mientras un escorpión se agarraba con sus pinzas a los testículos del animal. Por la cola del toro comenzó a salir trigo, su sangre se convirtió en vino y su semen purificado por la luna originó a los animales domésticos. 

Tras estos hechos, Mitra se enfrentó al Sol ya que era el causante de la sequía que asolaba la tierra. Mitra venció y selló un pacto con el Sol y de esta manera se convirtió en Sol invictus. Tras terminar su misión en la tierra ambos celebraron un banquete, cuya conmemoración se convirtió en el centro de la liturgia del mitraismo.

Esta y otras celebraciones se realizaban en los mitreos y en ellas participaban legionarios, comerciantes, funcionarios, libertos y esclavos, ya que los seguidores creían en la igualdad entre todos los hombres, por lo cual entre ellos se llamaban hermanos. Los preceptos mitraicos abogaban por la lucha contra las fuerzas del mal y para ello llevaban a cabo una serie de pruebas rituales que debían superar (sed, hambre, fatiga, frío, calor...), para de esta manera aprender a liberarse del mundo y del tiempo y así poder resucitar tras la muerte. En el culto occidental, los devotos a Mitra debían pasar por siete estadíos o grados de iniciación (Carlos Diego):  

Corax (cuervo). Nivel inicial en el que el neófito era bautizado con agua. Los corax, que probablemente fueran niños, eran los encargados de ayudar en las reuniones.

Chryphius (grifo) o Nimphus (casado). En este nivel el neófito permanecía célibe y entregado al culto. Tal vez se trataba de adolescentes dedicados a servir en las ceremonias.

Miles (soldado). En este rito de iniciación el adepto desnudo era atado y posteriormente se le coronaba y se cortaban sus ataduras. Después apartaba la corona de su cabeza, simbolizando su desapego de lo material y se le marcaba en la frente una cruz con un hierro al rojo vivo.

Leo (león) Es el primero de los niveles elevados en los que el adepto adquiere un compromiso definitivo con la comunidad. En la liturgia los leones se encargaban de cuidar el fuego sagrado.

Perses (persa) Se les entregaba una daga que simbolizaba la lucha que debían tener con los aspectos animales de su ser.

Heliodromus (corredor del sol). En el banquete sagrado se vestía de rojo para representar al sol y se sentaba junto al Padre, que encarnaba la figura de Mitra.

Pater (padre) Era el maestro espiritual de la comunidad y en las reuniones vestía una túnica roja con mangas con adornos amarillos, un gorro frigio también de color rojo y portaba una hoz y un bastón.

Mitraismo y cristianismo

Existen diversas coincidencias entre el cristianismo y el mitraísmo que tienen su origen en el profundo sincretismo que se produjo entre las distintas culturas y religiones que coexistían en el Imperio Romano. El hecho de que el cristianismo sea posterior al mitraísmo no implica necesariamente que copiara de éste,  ya que el auge de ambas creencias se produjo a partir del siglo I d.C, por lo que tuvieron un desarrollo paralelo en Occidente en el que se produjo un proceso de mutua asimilación.

Para concluir este artículo señalaré de manera breve las principales coincidencias existentes:

De manera muy similar a lo que sucede en la tradición cristiana, Mitra nació en una cueva y fué adorado por pastores. Además, ambas religiones promueven la igualdad y la hermandad de los hombres y creen en la resurrección después del Juicio Final, en donde los justos irán al paraíso y los perversos al infierno.

También encontramos semejanzas referidas al culto, como el hecho de que en ambos se realizan bautismos con agua o que el domingo sea su día sagrado. Además los creyentes de ambos credos se llaman entre ellos con los nombres de padre y hermanos. Es de destacar que en ambas tradiciones la celebración principal consistiera en un banquete ritual en el que se come pan y vino, en un caso como símbolo del cuerpo y la sangre de Cristo y en el otro como representación del Toro. Este hecho fue denunciado por los primeros Padres de la Iglesia, quienes acusaron en repetidas ocasiones a los mitraístas de copiar el rito de la eucaristía.

Por último, señalar que en el año 274 el emperador Lucio Domicio Aureliano estableció el 25 de diciembre como la fecha en la que se celebraba el nacimiento de Mitra. En el 354 el papa Liberio fijó ese mismo día para la conmemoración de la Navidad.

sábado, 25 de abril de 2015

Ostrero Euroasiático (Haematopus ostralegus)


Distribución

H. o. ostralegus: Islandia, Escandinavia, por el S a través de las Islas Británicas hasta el NO de Francia, con poblaciones aisladas desde el NE de España y S de Francia hasta Turquía; inverna del S al O de África.

H. o. longipes: O y NC de Rusia; por el S hasta los mares Negro, Caspio y Aral y lago Balkhash; por el E hasta el O de Siberia; inverna en la costa desde el E de África a través de Arabia hasta la India.

H. o. osculans: Kamchatka y O de Corea del Norte, se sospecha que cría desde Amurland y Ussuriland a través de Manchuria hasta el NE de China; inverna en el E de China.
H. o. finschi: Isla Sur de Nueva Zelanda; inverna en las costas de la Isla Sur y la Isla Norte.

La población europea se estima en 230.000-310.000 parejas, principalmente distribuidas en Holanda, Reino Unido y Alemania (BirdLife International/EBCC, 2000). Las aves que se reproducen en la región mediterránea invernan principalmente en la costa N de África, mientras que las que se reproducen en el S de Inglaterra, Irlanda, Países Bajos, Francia y la costa cantábrica y gallega invernan en la costa atlántica del S de Europa y N de África (Wetlands International, 1999).

En España la población reproductora se estima en 46-58 parejas, de las cuales entre 28-33 crían en el delta del Ebro, 11 en la costa O de Asturias y 2-3 en un islote de la bahía de Santander (Bahillo et al., 1993).

En Galicia crían unas 10-16 parejas, destacando una población estable en islotes del N de Lugo (Os Farallóns). Ya no cría en lugares donde lo hacía el siglo pasado, pero si ha sido observada en otros islotes (Munilla, 1991; Bárcena et al., 1992; Salaverri, 2000). En la ría de Arousa y en la Costa da Morte nunca se ha confirmado la reproducción, aunque se han observado parejas defendiendo su territorio de las gaviotas (A. Rodríguez Pomares, J. L. Rabuñal). 

Durante la invernada llegan a la Península unas 2.000-3.000 aves, de las cuales 450-500 lo hacen en la costa gallega. También se puede observar en los pasos, sobre todo en el postnupcial de agosto-octubre. En la costa O de Galicia se observan adultos en plumaje nupcial que probablemente sean individuos no reproductores. 

Hemos observado Ostreros en diversos años en A Guarda, Baiona, Nigrán, Vigo, Moaña, complejo intermareal Umia-Grove, Corrubedo (Ribeira), playa de Louro y laguna de Xarfás (Muros) y ensenada da Ínsua (Laxe). Las mayores concentraciones las observamos en el complejo intermareal Umia-Grove: 120 el 31/01/1993, 106 el 6/02/1999 y 147 el 3/02/2001. El siguiente lugar más querencioso fué Baiona, donde llegamos a contar 87 aves el 8/01/2000 (Javier Torres y Ana Durán).


En España el Ostrero es clasificado como especie Casi Amenazada, debido a la disminución del hábitat adecuado y a las molestias que sufre en los lugares de cría por la presencia de personas, perros, gatos, zorros, que ocasiona que los padres abandonen temporalmente el nido, lo que facilita la depredación de huevos y pollos por parte de la Gaviota Patiamarilla y de córvidos.


Hábitat

Nidifica en marismas, salinas, playas de arena y guijarros apenas visitadas por el hombre, dunas con escasa vegetación y con menor frecuencia en costas rocosas; también junto a masas de agua y en campos agrícolas. Fuera de temporada de cría se encuentra principalmente en marismas de estuarios, playas, zonas de litoral rocosas y salinas.

Identificación

El Ostrero Euroasiático tiene un tamaño de 40-47,5 cm y su peso es de 425-805 g en los machos y de 445-820 g en las hembras.



El Ostrero es un ave inconfundible por su largo pico de color rojo-anaranjado intenso, patas rosadas y su ojo rojo, lo mismo que el anillo ocular. En plumaje nupcial, la cabeza, el cuello y el pecho, así como las partes superiores, son de color negro brillante; las alas también son negras y presentan una amplia barra blanca, que va desde las secundarias interiores hasta las primarias medias, que se va estrechando distalmente; la parte baja del pecho y vientre son blancas lo mismo que el obispillo y la cola, esta última con ancha banda terminal negra.




Fuera de la época nupcial presenta un collar blanco en parte anterior del cuello y durante el invierno la coloración del pico es ligeramente más apagada.



Las hembras son similares a los machos pero ligeramente más grandes que éstos y con el pico más largo (8 cm) que los machos (7,6 cm), en el caso de la subespecie ostralegus. Esta diferencia en la longitud del pico resulta aún mayor en la subespecie longipes, en la que el pico del macho mide de promedio 7,8 cm mientras que el de la hembra tiene una longitud de 8,9 cm. La subespecie osculans es la que presenta un pico de mayor tamaño (9,9 cm en los machos y 9,6 cm en las hembras).

Los juveniles se asemejan a los adultos pero con las partes superiores pardas y la coloración más apagada, plumas de las partes superiores con orlas claras, ojo marrón y punta del pico oscura. Los individuos de primer invierno tienen un plumaje similar al juvenil, pero sin las orlas claras y con un fino collar blanco. 

Alimentación

Mejillones, berberechos, navajas y otros bivalvos; lapas, caracoles, cangrejos, lombrices de tierra, gusanos, insectos y sus larvas; ocasionalmente peces.

Reproducción

El período de cría comienza en abril-mayo y se prolonga hasta mediados de septiembre. Anidan en solitario en playas, islas, dunas, praderas de hierba, orillas de ríos y de lagunas. Eligen lugares con poca o nula vegetación en los que escarban una somera depresión de unos 20 cm de diámetro y 6 cm de profundidad. En las zonas costeras a veces tapizan el nido con trozos de conchas y guijarros, mientras que en las zonas de interior pueden utilizar excrementos de pequeños mamíferos.

La puesta consiste en 2-5 huevos (por lo general 3) de color amarillento, terroso o grisáceo con pintas y rayas pardas y negras, que serán incubados 34-35 días por ambos progenitores. Los pollos son nidífugos y están cubiertos de un plumón de color negruzco en las partes superiores y blanco en las inferiores. Una vez transcurrido un mes, los pollos ya están plenamente desarrollados y pueden volar. Las hembras suelen adquirir la madurez sexual a los tres años y los machos a los cuatro años. El Ostrero es un ave muy longeva que puede vivir más de 40 años.

Conducta

Es un ave gregaria que forma bandos más o menos grandes que se alimentan y descansan en la costa, andando ágilmente y nadando con facilidad. El Ostrero vuela a poca altura sobre el agua, con aleteos potentes y poco profundos, mientras emite un sonido “tuitui”.

Principalmente diurno, también puede alimentarse por la noche localizando sus presas mediante el tacto. Su largo pico es una herramienta muy versátil que le permite sondear el lodo en busca de gusanos, pero también es lo bastante fuerte como para despegar lapas y mejillones de las rocas y romper las conchas de bivalvos y cangrejos.


El ostrero es un ave bastante ruidosa que en caso de alarma emite un “pipiuu” penetrante o un “kip kip kip” que se va acelerado hasta convertirse en un trino. 

Las fotografías de este artículo has sido tomadas por Ana Durán y Javier Torres.


Bibliografía

Handbook of the birds of the world

Del Hoyo, Elliott & Sargatal

Lynx Edicions


Guía Baia das aves de Galicia

Carlos Pedreira López, Carlos Silvar, X.M. Penas Patiño

Edicions Baia


Guía de campo de las aves de España y Europa

Roger Tory Peterson, Guy Monfort, P.A.D. Hollom

Editorial Omega


Guía de la aves de España

Eduardo de Juana y Juan M. Varela

Lynx Edicions


La guía de Incafo de las aves de la Península Ibérica y Baleares

Ramón Sáez-Royuela

Editorial Incafo

Atlas de las aves de España
SEO/Birdlife





sábado, 18 de abril de 2015

Chorlitejo Patinegro (Charadrius alexandrinus)

Aves/Charadriiformes-Charadrii/Charadriidae-Charadriinae/Charadrius


Distribución

C.a.alexandrinus: O de Europa, E de las Islas Atlánticas y N de África, llegando por el S hasta Senegal; por el E a través del Mediterráneo, NE de África, Oriente Medio, SO y C de Asia hasta las regiones remotas del E de Rusia y NE de China; inverna al S en África sub-sahariana, S de Asia y O de Indonesia.

C.a.dealbatus: S de Japón, Islas Ryukyu y E y SE de China; inverna al S en Filipinas y Borneo.

C.a.seebohmi: SE de India y Sri Lanka.

C.a.nivosus: O, C y SC de Estados Unidos, N, C y E de Méjico, Bahamas, Antillas Mayores y Antillas Holandesas; inverna al S hasta Panamá.

C.a.occidentalis: Costa de Perú hasta el SC de Chile.

La población reproductora española se estima en unas 5.000-6.000 parejas, de las cuales entre 62-72 crían en Galicia. 

Según las poblaciones pueden ser migradoras, migradoras parciales, dispersivas o residentes. En la subespecie nominal, las aves europeas migran hacia el SO de Europa y O de África. Los pasos por la Península se producen sobre todo de agosto-octubre y en menor cantidad de marzo-abril. En invierno llegan unas 8.500 aves que se distribuyen preferentemente por los humedales costeros del Mediterráneo.

Ana Durán y yo hemos comprobado su reproducción en la playa de Camiña (Portugal), O Puntal (A Guarda), Playa América (Nigrán), Nerga (Cangas) y en la playa de Traba (Laxe). También hemos visto ejemplares en paso postnupcial a finales de agosto en las Gándaras de Budiño (Pontevedra).

Hábitat

Preferentemente zonas costeras y también en humedales interiores, lagunas salobres, salinas, cursos de agua y arrozales.

Identificación

Pequeña limícola de 15-17,5 cm de longitud, 35-56 g y envergadura alar de 42-45 cm. De talla intermedia entre el Chorlitejo Grande y el Chico, de los que se diferencia por sus patas negruzcas y el collar interrumpido. Su coloración es pálida y arenosa y su pico y patas de color negro. Presenta dimorfismo sexual.

El macho reproductor tiene el dorso pardo-grisáceo y las partes inferiores blancas; frente, ceja, parte de las mejillas y collar blancos; pequeña mancha negra delante del píleo cuya coloración es variable, castaño claro o canela con manchas rojizas en la nuca; marcada banda frontal negra que no llega a alcanzar los ojos; estrechas manchas negras entre los laterales de la parte superior del pecho y la base del cuello; las alas son parduscas con estrecha franja blanca; las patas y el pico son gris oscuro, sobre todo el pico; el iris es de color pardo muy oscuro. 


Una vez finalizada la época de cría, alrededor del mes de junio, los machos pierden la banda frontal negra y las bandas negras de los lados de la cabeza, adquiriendo un plumaje similar al de las hembras.

La hembra es similar al macho pero carece de la banda frontal negra y de plumas rojizas en la nuca;  el resto de las manchas del plumaje que en los machos son negras, en las hembras son pardo grisáceas.


El joven es parecido a la hembra,  pero más pálido.


La subespecie dealbatus es muy similar a la nominal pero tiene el pico más largo. Por su parte el macho de seebohmi carece de la barra negra y algunos tienen pintas rojas en el píleo; los occidentalis y nivosus tienen las partes superiores más grisáceas, a menudo más pálidas y tienen las patas más cortas; en los nivosus a veces los sexos son muy similares.

Alimentación

Insectos y sus larvas, crustáceos, moluscos, anélidos, arañas, moscas, hormigas y gasterópodos. 

Nidificación

Se reproduce entre abril-agosto y a menudo realiza dos puestas, la primera en abril o principios de mayo y la segunda entre finales de mayo y junio. En Galicia la temporada de cría va de mediados de marzo hasta principios de Julio.

Las zonas elegidas son playas, litorales pedregosos, márgenes de marismas y lagunas interiores con vegetación rala. Guardan gran fidelidad a sus lugares de cría, incluso pueden utilizar el mismo emplazamiento año tras año. Anidan en solitario o en pequeños grupos, con una distancia entre nido de más de 20 m. Durante la temporada de cría muestran comportamientos territoriales.

Ambos padres excavan un pequeño hoyo en el suelo que delimitan con piedrecitas, palitos y conchas de moluscos, con los que pueden cubrir parcialmente los huevos cuando se ausentan del nido. La hembra pone 3 huevos, a veces 2, a intervalos de 2 días. 


Los huevos son de color pardo pálido o pardo-grisáceo claro, con tonos oliváceos y rayas y pintas negras concentradas sobre todo en el extremo más ancho. 


Son incubados 23-29 días por ambos padres, por la madre durante el día y el padre durante la noche. De vez en cuando la hembra puede abandonar el nido para refrescarse y humedecer sus plumas ventrales para enfriar la puesta. Los huevos eclosionan con horas de diferencia y los padres retiran del nido los restos de cascarones.

Los pollos son nidífugos y están cubiertos de plumón de color pardo-grisáceo moteado de negro por arriba, mientras que las partes inferiores y la posterior del cuello son blancas. Las plumas empiezan a aparecer antes de los primeros 15 días y a los 21 días ya son capaces de realizar pequeños vuelos, aunque no desarrollarán la capacidad de volar hasta que alcancen el mes de edad. 

Mientras llega ese momento los padres cuidan de los pollos, cubriéndolos cuando hace frío y avisándolos y defendiéndolos de predadores, como zorros, perros, córvidos, gaviotas, rapaces y humanos. Ante la presencia de éstos, los adultos pueden fingir que tienen una ala herida para distraer a los enemigos y alejarlos del nido. Este comportamiento es más frecuente cuanto más pequeños sean los polluelos.

El macho permanece más tiempo junto a los pollos ya que la hembra tiende emparejarse nuevamente para llevar a cabo otra puesta. El macho también buscará otra hembra cuando se independicen los pollos. 

Por lo que se refiere a la longevidad del Chorlitejo Patinegro, el ejemplar más viejo anillado tenía por lo menos 18 años.

Conducta

Por lo que se refiere a su voz, suele emitir un "uit-uit" suave y un "puu-iit" aflautado. El grito de alarma es "uti-rut" y el canto es un trino largo que empieza lentamente y va ascendiendo.

Se alimenta en solitario o en pequeños bandos tanto de día como de noche, aunque principalmente es diurno. Suele permanecer durante un corto período en un sitio intentando detectar posibles presas, para desplazarse a continuación a otro lugar dando una pequeña carrera. 

Las fotos de este artículo han sido realizadas por Ana Durán y Javier Torres.

Bibliografía

Handbook of the birds of the world
Del Hoyo, Elliott & Sargatal
Lynx Edicions

Guía Baia das aves de Galicia
Carlos Pedreira López, Carlos Silvar, X.M. Penas Patiño
Edicions Baia

Guía de campo de las aves de España y Europa
Roger Tory Peterson, Guy Monfort, P.A.D. Hollom
Editorial Omega

Guía de la aves de España
Eduardo de Juana y Juan M. Varela
Lynx Edicions

La guía de Incafo de las aves de la Península Ibérica y Baleares
Ramón Sáez-Royuela
Editorial Incafo

jueves, 5 de febrero de 2015

Gaviota de Delaware (Larus delawarensis)


Distribución


N de California, E de Washington e interior de la Columbia Británica a través de las provincias de praderas y montañas del N y de los estados llanos; Grandes Lagos hasta las Provincias Marítimas. Un gran número de aves permanece en los Grandes Lagos hasta que comienzan las heladas y la mayor parte de las aves de esta zona regresan al lago donde nacieron, pero no siempre a la misma colonia. Inverna al S del área de cría, llegando por el S a la Costa del Golfo, América Central y Antillas Mayores, extendiéndose cada vez más hacia las Antillas Menores.

Desde la mitad de 1970 vagabundea de forma regular por el Paleártico O, especialmente por las Islas Británicas donde se ha registrado su presencia durante todos los meses del año. En la primera mitad del año 1980 se produjo una afluencia de más de 400 individuos, lo que la ha llevado a convertirse en un residente virtual en algunas áreas costeras.

La población de Gaviota de Delaware está estimada entre 1,5 y 2 millones de parejas.

En España es una especie muy rara que aparece esporádicamente en el N, principalmente en Asturias y Galicia. A Galicia corresponde el 23% de las observaciones de Gaviota de Delaware en la Península. Su presencia es accidental y tiene lugar entre finales de septiembre y finales de abril, aunque en algunas ocasiones también se la ha visto en verano. Existen registros de observación en Vigo, Baiona, rías de Pontevedra y Arousa, Muxía, Camariñas, Laxe, estuario del Anllóns (Ponteceso), Arteixo, A Coruña, Santa Cruz, Ferrol y Valdoviño.

Ana Durán y yo la hemos visto en diciembre de 2000, diciembre de 2014 y febrero de 2015 en Baiona (Pontevedra).


Hábitat


Costas, estuarios, ríos, embalses y vertederos. Nidifica en prados húmedos de islas situadas en lagos de aguas frescas. Raras veces en ríos.

Identificación


Gaviota de 46-54 cm, 400-590 g y envergadura alar de 121-127 cm. Cabeza, cuerpo y cola blancos, manto y alas grises. El pico es delgado y amarillo, con un anillo negro subterminal en los adultos; el iris es de color amarillo brillante con anillo orbital rojo; patas de color amarillo-verde. El macho es en promedio un 7% más grande que la hembra y presenta un pico largo y profundo.

Tamaño y formas intermedias entre la Gaviota Cana y la Patiamarilla. El adulto se parece a la Gaviota Cana (Larus canus), de la que se diferencia por ser ligeramente mayor y con una coloración más pálida y con “espejo” blanco más pequeño en la punta negra de las alas.


Los juveniles tienen las patas y el pico de color rosado, este último con el característico anillo negro. Además, en la cola blanca presentan una estrecha banda subterminal de color negro. Los adultos no reproductores muestran un fuerte estriado en la cabeza. No será hasta el tercer invierno cuando adquieran el plumaje adulto.


Las fotografías de este artículo corresponden a un ejemplar inmaduro con el plumaje del segundo invierno.

Alimentación


Se trata de una especie altamente oportunista que se aprovecha de una gran variedad de alimentos, como peces y sus huevos, invertebrados (cangrejos, lombrices de tierra e insectos), roedores, aves y grano. También come residuos y deshechos, sobre todo en invierno, primavera y después de que los jóvenes abandonen el nido. 

Reproducción


Forma colonias de cría que pueden llegar a ser muy numerosas y densas, en las que los nidos se sitúan muy próximos unos de otros, incluso a menos de 1 metro. El nido es grande y voluminoso y suele estar situado al lado de una roca, un tronco o de vegetación. Es reutilizado año tras año, a menudo por la misma pareja. Entre finales de abril y mayo tiene lugar la puesta de los tres huevos que serán incubados durante 25-28 días. Una vez que rompen el huevo, los pollos son relativamente maduros y móviles pero permanecen en el nido 24-48 horas hasta que abren totalmente los ojos. Después de 4 días abandonan el nido y se reúnen en guarderías vigiladas por los adultos. Transcurridos 37 días comienzan a volar y a los 45 días hacen las primeras salidas de la colonia.

Conducta


Su vuelo es más pesado y poderoso que el de la Gaviota Cana y su postura más erguida. Su voz es un “caiou” estridente, un “ka-ka-ka” y una serie de notas muy agudas.

Si bien la mayor parte de su alimento lo obtiene del suelo, en prados húmedos e incluso siguiendo los tractores de los arados, también puede capturar peces de superficie durante la noche o mediante inmersión y buceo. Se han comprobado casos de cleptoparasitismo.


Las fotos de este artículo han sido realizadas por Ana Durán y Javier Torres.

Bibliografía

Handbook of the birds of the world
Del Hoyo, Elliott & Sargatal
Lynx Edicions

Guía Baia das aves de Galicia
Carlos Pedreira López, Carlos Silvar, X.M. Penas Patiño
Edicions Baia

Guía de campo de las aves de España y Europa
Roger Tory Peterson, Guy Monfort, P.A.D. Hollom
Editorial Omega

Guía de la aves de España
Eduardo de Juana y Juan M. Varela
Lynx Edicions

La guía de Incafo de las aves de la Península Ibérica y Baleares
Ramón Sáez-Royuela
Editorial Incafo