domingo, 8 de junio de 2014

Muíños de Couso (O Porriño)

Para llegar al comienzo de esta ruta nos dirigimos a Porriñó y seguimos por la A52, en dirección a Ponteareas, saliendo en Cans al tramo de la antigua N120 que nos lleva al Alto do Confurco. Aquí encontraremos un cartel informativo de la ruta de los Muíños de Couso (PR-G 132). 

También podemos acceder a la parte superior de esta ruta siguiendo adelante por la carretera que desde O Confurco lleva a Couso, hasta que en una curva veamos a mano izquierda una cantera y arenera. En frente hay un pequeña presa y un lugar donde podemos dejar nuestro vehículo. 

Vemos el primer molino, el de la molinera, con su rueda vertical de madera situada en un lateral.



Para continuar nuestro recorrido debemos volver a la presa y seguir la pista forestal que lleva a Castelo de Cans y Faro Budiño, desviándonos justo al principio hacia la senda de los molinos.


El siguiente molino es el de arriba, con tejado a un agua y un canal que desvía el río para abastecerlo.


Poco más abajo se encuentra un estrecho puente sobre el río y los restos del muíño pequeno, prácticamente destruido.


Continuamos adelante y llegamos al muíño vello, provisto de una canal por el que actualmente no corre el agua.


El siguiente es el muíño de pontillón, con tejado a dos aguas y canal. 


Conserva la maquinaria situada bajo el suelo del molino o "inferno". Podemos ver el "rodicio", una ruda provista de palas que es movida por la fuerza del agua y que transmite su giro a un eje vertical llamado "vara".


Continuamos bajando hasta que vemos el muíño novo, con su pozo y su canal cubiertos por una reja.



A partir de aquí el sendero comienza a bajar en fuerte pendiente siguiendo la ribera del regato, a través de una serie de pasarelas de madera. 


Es un lugar de gran belleza, con un bosque muy bien conservado, y donde el curso del agua va salvando los sucesivos desniveles formando pequeñas cascadas como la de Galomeira.



En el tramo final del recorrido están los cuatro muíños da laxe, uno a medio restaurar y los otros dos con las "móas", o piedras de moler, situadas en el exterior.


Seguimos bajando hasta llegar a O Confurco y nos encontramos otros cinco molinos en diferentes estados de conservación. 


Aquí termina la Senda de los Muíños de Couso.