sábado, 1 de marzo de 2014

Lagarto Verdinegro (Lacerta schreiberi)

Distribución


El lagarto verdinegro es un endemismo de la Península Ibérica que se distribuye especialmente por el NO (región eurosiberiana). Se puede encontrar en la mitad norte de Portugal, Galicia, Asturias, Cantabria, N de León y Zamora y todo el Sistema Central, desde Portugal hasta la Sierra de Pela en la provincia de Soria. En  el País Vasco y en el N de las provincias de Burgos y Palencia es una especie rara. (Salvador, 1984). Mucho menos abundante en la mitad S Penínsular, con poblaciones aisladas en los Montes de Toledo, Sierra de San Andrés y algunas grupos en Extremadura. En Portugal se le puede ver en zonas litorales muy húmedas de la costa O, también en Baixo Alentejo, Algarve y Sintra.


Es una especie que necesita un elevado nivel de precipitaciones, superior a los 600 mm anuales. En Galicia se puede encontrar desde el nivel del mar hasta los 1500 m  (Galán, 1993), pero en el interior llega hasta los 2.100 m de altitud en el Sistema Central.

Las principales amenazas provienen de la destrucción de bosques caducifolios, los incendios forestales, las repoblaciones con pinos y eucaliptos, la destrucción de riberas y la contaminación de los cursos de agua.

Categoría Mundial IUCN (2008): Casi Amenazado NT (Sá-Sousa et al., 2009).
Categoría España IUCN (2002): Casi Amenazado NT (Marco, 2002).

Ana y yo lo hemos visto en las Gándaras de Budiño (Porriño) el 23/05/1998 (foto); en A Valga (Oia) el 4/11/2000; en Donón (Cangas do Morrazo) el 11/07/2002; en Viladesuso (Oia) el 27/05/2003; Cans (Porriño) el 03/05/2014 (foto). 

Hábitat


Esta especie está ligada a cursos de agua limpia, riberas bien conservadas y bosques húmedos caducifolios de roble, haya, abedul. Muestra predilección por zonas húmedas, con bosques de aliso, chopo, álamo o sauce, cercanas a las riberas de ríos y arroyos de aguas limpias, salvo en las húmedas zonas del N donde puede alejarse de los cursos de agua. También en zonas abiertas y rocosas,  como claros de bosques, setos y matorrales. En zonas altas ocupa bosques de pino silvestre, piornales, brezales y pastizales de montaña (Salvador, 1998).

Identificación


Los machos de lagarto verdinegro de Galicia miden unos 27 cm (9,3 cm de punta de hocico a cloaca y 17,6 cm de cola) y pesan unos 23 g. Tienen la cabeza más grande y mayor número de escamas en el collar que las hembras. En cuanto a su coloración, tienen la parte superior de la cabeza de color pardo, dorso de color verde finamente punteado de negro y vientre amarillo también con puntos negros. Durante el período reproductor tienen la gorja azul (Galán, 1984).


Las hembras miden 28 cm (10 cm de cuerpo y 18 cm de cola) y pesan alrededor de 30 g. Su abdomen es más largo y grande que el de los machos y poseen un mayor número de filas transversales de escamas ventrales. Las hembras muestran una coloración muy variable, pero en general tienen la parte superior de la cabeza de color pardo y el dorso verde con grandes manchas negras (Galán, 1984).


Los lagartos recién nacidos miden de 2,5 a 3 cm y pesan de 0,5 a 0,8 g. Son de color pardo oscuro-verde oliva y en los flancos presentan 3-4 filas de ocelos amarillos con bordes negros.

Alimentación


Su dieta se basa en invertebrados:(arañas, hormigas, escarabajos, moscas, cigarras pulgones, cochinillas, saltamontes y larvas acuáticas de libélulas, ninfas y tricópteros. Eventualmente pueden comer pollos de pajaritos y pequeñas lagartijas.

Reproducción


Al comienzo del período reproductor la gorja de los machos se vuelve de un color azul que es más brillante en los grandes machos dominantes, que también muestran una coloración dorsal más verde y más oscura que los machos de menor estatus.

Previamente a la cópula el macho persigue a la hembra hasta que logra morderla en la cola o el cuerpo hasta que ésta se para, momento en el que comienza la cópula. Las cópulas son muy rápidas pero la pareja puede permanecer en contacto físico durante horas, lo que reduce la probabilidad de que la hembra copule con otros machos. De todos modos, lo normal es que una hembra llegue a copular con dos o tres machos.

Si un macho se acerca a una pareja ya establecida, sin duda se producirá un enfrentamiento que, en el caso de que exista una gran diferencia de tamaño, terminará con la huida del macho de menor tamaño que será perseguido por el otro durante varios metros. Pero si ambos machos son de un tamaño similar, se situarán uno al lado del otro para comparar quien es el más grande, mientras arquean sus cuerpos para aparentar mayor tamaño. Si los dos persisten, pronto comenzarán a lanzarse mordiscos que pueden llegar a ocasionar heridas. La pelea concluye cuando uno de los dos desiste y escapa, siendo perseguido por su rival que pronto volverá junto a la hembra. Una vez que ovula, la hembra no permitirá que ningún macho se vuelva a acoplar con ella, para lo cual escapará rápidamente o incluso puede llegar a enfrentarse a él y morderle.

Cada año, todas las hembras adultas realizan una única puesta que se adapta a la época en que las condiciones climáticas de la zona son propicias. En Galicia este momento va de mediados de mayo a principios de julio y los huevos eclosionan entre finales de julio y principios de septiembre (Galán, 1989). La puesta tiene lugar alrededor de 14 días después de la ovulación. La hembra cava un agujero en el suelo en el que deposita unos 16 huevos ovoidales y flexibles, de color blanco y unos 13 mm de longitud. Durante la incubación los huevos absorben agua del agujero donde se encuentran y llegan a  triplicar su volumen. El esfuerzo reproductivo de las hembras es bastante alto, ya que la puesta supone entre un 26 y un 56 % de su peso (Galán, 1989; Marco, 1995).

El lagarto verdinegro alcanza la edad adulta a los tres años en el caso de las hembras y a los dos años en el de los machos. Suelen vivir unos 7-8 años.

Conducta


El lagarto verdinegro es un reptil muy sedentario que apenas se aleja unos metros del lugar que ocupa año tras año. En el período de celo el territorio de los machos es mayor que el de las hembras. Estas, cuando son adultas, ocupan unos dominios menores pero más favorables que los de las hembras más jóvenes.

El período de actividad del lagarto verdinegro va de comienzos de marzo hasta octubre, siendo los machos los primeros en aparecer. En días fríos sólo se muestran en las horas centrales del día, pero en épocas cálidas pueden verse también por la mañana temprano y a últimas horas de la tarde. Para calentarse se solean sobre el suelo, hojas secas o en troncos y rocas, orientándose hacia el sol hasta que alcanzar algo más de 30º de temperatura corporal. Los lagartos jóvenes requieren menos tiempo para calentarse ya que tienen una mejor termorregulación.

Como sucede en otras especie de lagartos, lo machos segregan unas sustancia a través de los poros femorales, que les permiten marcar su territorio y atraer a las hembras. Los machos de mayor tamaño, con cabeza y mandíbulas más grandes, son los que suelen ser más agresivos y los que resultan vencedores en las peleas que tienen lugar en época de celo.

El lagarto verdinegro es una presa para un gran número de predadores, entre los que hay reptiles (culebra lisa europea), aves (busardos, aguiluchos, cernícalos, aguililla calzada, halcón abejero, cárabo y cigüeña) y mamíferos (marta, nutria o gineta). 

Cuando un depredador se le acerca, suele permanecer inmóvil confiando en el camuflaje que le brinda su coloración y diseño siempre que esté entre la vegetación, ya que sobre las rocas resulta muy visible. 

Cuando se ve amenazado se refugia entre las piedras, en madrigueras de otros animales, entre las hojas y raíces, e incluso puede trepar a lo alto de un árbol o lanzarse al agua y permanecer sumergido varios minutos.


Las fotos de este artículo han sido realizadas por Ana Durán y Javier Torres.