viernes, 21 de febrero de 2014

Lagartija Colilarga (Psammodromus algirus)


Distribución


Se trata de una especie presente en el O de la Península Ibérica, donde es común en su área de distribución. No está presente en las zonas atlánticas y eurosiberianas del N. En Galicia su límite N son las Rías Baixas y bajo Miño-Sil. 

Pese a que no se encuentra amenazada, los principales peligros para esta especie provienen de la eliminación de zonas de matorral para crear pastos, cultivos o para la urbanización.

Ana Durán y yo la hemos observados en los penedos de Cans y Faro Budiño (Porriño), la comarca de Valdeorras (Penedos de Oulego, embalses de Covas y Penarrubia), en el Bierzo (Médulas) y en los Arribes del Duero (Pinilla-Fornillos).

Hábitat


Lugares secos y soleados de casi cualquier biotopo, excepto el eurosiberiano. Zonas de matorral en encinares, melojares, pinares y robledales con denso sotobosque de matorral mediterráneo (jarales, escobas y zarzas) y hojarasca. Desde la orilla del mar hasta los 1500 m de altitud.

Identificación


Esta lagartija puede llegar a medir hasta 30 cm y, como su nombre indicia, su cola es dos o tres veces más larga que el cuerpo (7 cm desde el hocico a la cloaca).


El dorso es de color pardo claro, cobrizo u oliváceo con reflejos metálicos y presenta una línea vertebral oscura con una línea clara a cada lado. 


En la cabeza tiene dos líneas supraciliares y dos supralabiales de color blanco-amarillento, separadas unas de otras por una banda oscura. Las partes inferiores son blancuzcas.


Los machos tienen la cabeza más grande, la cola más larga y en primavera los lados de la cabeza y la garganta adquieren una coloración naranja y amarilla. Los laterales presentan coloración negra que alterna con tonos amarillentos y presentan de 2 a 7 ocelos axilares azulados, más grandes que los de las hembras. También tienen un número mayor de poros femorales, cuya función es la señalización química.

Las hembras son más grisáceas que los machos, en primavera tienen la garganta amarillenta y poseen un número menor de ocelos (1-3). Los jóvenes tiene las partes inferiores de la cola de color naranja.

Alimentación


Arañas, hormigas, escarabajos, moscas y saltamontes. También babosas y caracoles y pequeños vertebrados. Al principio de la primavera, cuando escasean las presas, los machos adultos pueden practicar el canibalismo sobre individuos jóvenes.

Reproducción


El período de celo tiene lugar entre abril y junio. El macho muerde a la hembra y la agarra por la garganta mientras copula durante 3-15 minutos. Los machos más grandes y con mejor coloración de celo son los que tienen mayor éxito reproductivo y pueden llegar a copular con hasta tres hembras. Las hembras por su parte pueden copular con dos machos (Salvador.2008).

Transcurridos 30-40 días la hembra pone 1-11 huevos (5-6 de media) que eclosionarán después de 50 a 70 días según la temperatura de incubación (Salvador.2008). Los recién nacidos suelen permanecer en las inmediaciones del lugar durante los primeros meses de vida.

Conducta


La lagartija colilarga es un reptil diurno cuyo periodo de actividad va de febrero a octubre, siendo más alto durante la primavera. A primera hora de la mañana se solea durante varios minutos, cerca de los matorrales, hasta alcanzar su temperatura corporal de 31º. Una vez se ha calentado puede comenzar a buscar sus presas entre la hojarasca, guiándose por su olfato y también por la vista y el oído. Aunque principalmente activa, también puede cazar al acecho.


Habitualmente se encuentra en la base de las plantas, ya que los matorrales son tanto el lugar en donde captura a sus presas, como un elemento de termorregulación y refugio ante el ataque de sus depredadores. Estos pueden ser otros reptiles (lagarto ocelado, culebra lisa meridional, culebra bastarda,  víbora),  aves (cernícalo vulgar, azor, busardo ratonero, milano negro, culebrera europea, elanio azul, cigüeña blanca, alcaraván o alcaudón real) y mamíferos (gineta, nutria, marta, zorro o  jabalí).

Una característica de la lagartija colilarga es su capacidad de emitir pequeños chillidos agudos si se ve amenazada.


Las fotografías de este artículo han sido realizadas por Francisco Javier Torres Goberna y Ana Durán Besada ©.