jueves, 16 de mayo de 2013

Parque Natural del río Barosa (Barro)


El Concello de Barro tiene una extensión de 37,6 km2, limitando al N con Portas, al S con Poio y Pontevedra, al E con Moraña y al O con Meis. Cuenta con una población aproximada de 3600 habitantes que se reparten en seis parroquias: Portela, Perdecanai, Agudelo, Curro, Valiñas y Barro.

El clima es oceánico muy húmedo con una temperatura media anual de unos 15º. La Depresión Meridiana cruza el ayuntamiento de N a S y los montes de mayor altura son el Acibal (541 m) y el Castrove (450 m). Por lo que se refiere a los ríos, el principal es el Chaín, afluente del Umia que recorre la comarca de norte a sur recogiendo el agua de diversos regatos.

Barro se encuentra a 10 Km de Pontevedra,  en la ruta del Camino de Santiago portugués. Anteriormente por Barro pasaba la vía romana XIX de la época de Augusto. Esta calzada partía de Brácara Augusta (Braga), Ponte de Lima y atravesaba la provincia de Pontevedra por la Depresión Meridiana, pasando por Tude (Tui), Turoqua (Pontevedra), Aquis Celenis (Caldas de Reis) e Iria Flavia. Luego continuaba hasta Martiae (Marzán) y Lucus Augusti  para finalizar en  Asturica Augusta (Astorga).

Pocos son los acontecimientos que podemos destacar acerca de la historia de Barro. El más importante ocurrió en el puente sobre el río Barosa en 1809, durante la Guerra de Independencia. En este lugar, un cadete del Batallón Literario Gallego llamado Benito Godoy Araújo y un grupo de molineros y vecinos de Barro, llevaron a cabo una escaramuza e intentaron asaltar el carruaje donde viajaba el mariscal francés Nicolás Jean de Dieu Soult, duque de Dalmacia. El intento fracasó y no pudieron capturar al mariscal que se hallaba al mando del segundo cuerpo del ejército napoleónico.

Actualmente en Barro podemos disfrutar de un Parque Natural situado en las riberas del Barosa: un pequeño río que se une a otros formando el Valiñas, afluente del Umia. 


Aquí, el lecho del Barosa desciende bruscamente por un tramo de unos doscientos metros, salvando un desnivel de cincuenta metros de altura y formando una serie de cascadas, la más alta de unos treinta metros.


En esta parte del río podemos encontrar los restos de diecisiete muíños en distinto estado de conservación, que se dividen entre los Muíños de Arriba y los Muíños de Abaixo, cada uno de los cuales recibe el nombre de su propietario. En total tenían treinta y tres piedras de moler o moas, de las cuales treinta y una eran para el maíz y el centeno y dos para moler trigo.


Originalmente los molinos dependían del Monasterio de San Martiño Pinario de Santiago de Compostela y con la desamortización de los bienes de la Iglesia pasaron a manos privadas. Posteriormente una parte de los muíños pasó a ser propiedad de una serie de herederos mientras que otros eran muíños de maquía, que podían ser usados por cualquiera a cambio de una parte de la harina. Precisamente de ahí viene el nombre de Maquieira, ya que era el lugar donde se cobraba la maquía, es decir, parte de la molienda. Por lo tanto, las casas de labranza más ricas poseían molino propio, pero el resto de los vecinos podía moler su grano en los molinos de maquía, e incluso se acercaba hasta aquí gente procedente de Moraña o Cerponzóns.


Para recorrer todo el conjunto seguiremos el Sendero dos Muíños da Barosa (PR-G 105), de unos cuatro kilómetros de largo y dificultad media, cuyo recorrido discurre por las dos márgenes del río hasta el puente de San Breixo.


El sendero comienza al pie de la cascada, junto a dos molinos que han sido restaurados para construir el llamado Espacio Gastronatural Barosa.


El camino asciende por el margen derecho del río denominado Ría de Arriba.

Muíños de Ría de Abaixo.

El sendero finaliza en el Ponte da Búa, donde se encuentra la fonte de San Breixo.



Si seguimos la carretera que sube al monte llegamos hasta el Santuario de San Breixo de Barro, del siglo XVII.



Otra posibilidad es seguir un recorrido circular que parte del Ponte da Búa y vuelve por la margen derecha del río, tras cruzar por el Ponte de San Breixo.


Como ya dije anteriormente, los muíños se dividen en dos rías o hileras. Por un lado están los nueve Muíños de la Ría de Arriba: cuatro en la zona de menor pendiente, cinco en la más pronunciada y uno más antes de comenzar la caída. Sus nombres son: los dos muíños de  Moldes o Cousido, Os Rapaces, de Pepa Eirín y Xosé Constenla y de A Loureira

Muíño de Moldes.

Muíño de Moldes o de Cousido.

En el tramo de mayor pendiente encontramos un banco de madera donde podemos descansar y contemplar unas espectaculares fervenzas 




En este lugar se localizan los muíños de Alba, de Culleres, de Neto o de Xordo, de Palomo y el de Rego.




Los Muíños de la Ría de Abaixo se encuentran en el margen izquierdo. Son el de Cordo, de Belén, de Xastre, de Cancela de herdeiros, de Cancela de maquía, de Oubiña o de Abaixo y el Pequeno de Abaixo.

Muíño do Cordo.

De arriba a abajo, Muíño de Cancelas de herdeiros, Cancela de maquía y de Oubiña.

En la parte inferior es donde se encuentra la Fervenza de Maquieira de treinta metros de altura y en la que el agua resbala sobre una gran piedra, erosionándola de modo que se han formado dos pozas denominadas de A Moura y de Arriba, cuya profundidad es de dos a tres metros.

Laxe Grande y Escorregadoiro dos Rapaces, con la Poza da Moura y la Poza Grande.

Por debajo de la fervenza está el Muíño de Abaixo y la Illa de Barosa.

Muíño de Abaixo.

Recomiendo visitar el Parque Natural del río Barosa en primavera u otoño, cuando el río lleva más agua y los saltos son más espectaculares. Además en estas épocas hay menor afluencia de gente y podemos disfrutar del entorno con mayor tranquilidad.