domingo, 15 de enero de 2012

Feliciano Rolán "De mar a mar"



Feliciano Rolán nació en Vigo el 9 de junio de 1907, hijo de don Emilio Rolán Vicente y doña María Vicente Álvarez. Cursó bachillerato en el colegio Bellavista (hoy Apóstol Santiago) de los padres jesuitas. Después fue a estudiar Derecho a Santiago de Compostela, siendo compañero de curso de mi padre César Torres Martínez. Finalizó la carrera en 1928 obteniendo la calificación de sobresaliente, y al año siguiente se doctoró en Madrid, regresando posteriormente a Santiago como profesor auxiliar de Derecho Administrativo. 

En 1932 se publicó “Huellas”, la primera obra de Feliciano Rolán, dedicada a sus antiguos compañeros de universidad y amigos, los "Úbedas". Ese mismo año contrae tuberculosis, terrible enfermedad en esa época y que finalmente acabaría con su vida. 

Por ese motivo ingresa en el Sanatorio de la Fuenfría, donde escribirá alguno de los poemas que aparecerán en su libro “De mar a mar”, su obra cumbre y maestra publicada en 1934 con el patrocinio de los amigos del poeta y de Juan Ramón Jiménez. El libro presagiaba un gran éxito para el poeta gallego. El 26 de julio de 1933 Feliciano  contrae matrimonio, in artículo mortis, con su novia Magdalena Murcia Abollo y un año después fallece en A Guarda  a la temprana edad de veintisiete años.

Tras su muerte y la Guerra Civil, el recuerdo de Feliciano Rolán desapareció, salvo por supuesto para su familia y amigos, entre los cuales se encontraban los “Úbedas”, grupo de amigos del cual había formado parte Feliciano junto con Luis Tobío, Juan Fenollera, Modesto Blanco, Manuel Facorro,  Rafael Areses, Fidalgo, Carlos Pastrana, Castro Rial,  Manolo García, Francisco Fraga Fraga, Novoa Somoza, Somoza García, Arias, Campos, Mauro y Benigno Varela, Rafael Rivero y mi padre, César Torres Martínez. Esta amistad perduró hasta el final de la vida de todos ellos y anualmente, los supervivientes se reunían para celebrar una comida de confraternidad. Tuve la suerte de poder acudir a varias de ellas siendo muy niño y el recuerdo a Feliciano Rolán siempre estaba presente.


Feliciano Rolán es el segundo por la derecha. A su izquierda está 
Modesto Blanco. César Torres es el segundo por la izquierda.


En 1972 acudí con mi padre al acto de inauguración del monumento que le dedicaron los Úbedas y el Concello de A Guarda en esta preciosa localidad, tan importante para Feliciano Rolán. Aunque nacido en Vigo, Feliciano es el poeta de A Guarda.

Posteriormente, a principios de los 80, el padre Oreste Caimotto realizó una amplia labor investigadora sobre la figura de Feliciano Rolán, con motivo del cincuenta aniversario de su muerte. El padre Oreste  entró en contacto con mi  padre para solicitarle información sobre la vida, el período universitario, las aficiones y costumbres  de Rolán. Mi padre se mostró encantado de poder colaborar con la iniciativa, pues todo reconocimiento a su amigo le parecía poco, y siempre elogió el tesón mostrado durante muchos años por el padre Caimotto y que se tradujo en la publicación del libro “Feliciano Rolán. Su obra poética”.


Lo recuerdo perfectamente describiendo a Feliciano  como un hombre de grandísima sensibilidad, siempre sencillo, bondadoso y comprensivo. Sentía gran pasión por el mar y este tema fue “el inspirador inacabable de su ansia de conocimiento de la verdad eterna, del destino del hombre, del flujo y reflujo de de la vida, de toda su vena poética” (César Torres Martínez).


Si bien su prematura muerte nos privó de una producción más abundante, la sola lectura de los poemas “De mar a mar” nos permiten valorar la magnitud de este gran poeta. Por eso el silencio y el olvido de su obra no se deben sólo a su fallecimiento siendo aún muy joven, si no que existen otros motivos derivados de la Guerra Civil, de cómo la cultura fue relegada a segundo plano tras el fin de la contienda, y de cómo se intentó, y en gran medida se logró, borrar del exiguo panorama cultural español a todos aquellos que habían profesado simpatía o colaborado con la República.


A pesar de que Feliciano Rolán no tuvo una destacada actuación política pública, exceptuando el breve espacio de tiempo en el que desempeñó la secretaría particular del profesor García Labella (gobernador civil de A Coruña), el simple hecho de que recibiera encendidos elogios por parte de Juan Ramón Jiménez, García Lorca y Juan José Domenchina y Benjamín Jarnés, fue motivo suficiente para la dictadura franquista hiciera caer el velo del silencio sobre toda la obra de Feliciano Rolán.

Por eso mi padre mostraba gran simpatía y agradecimiento por la labor desarrollada por Oreste Caimotto, para dar a conocer la personalidad y la obra poética de Feliciano. La publicación de “Feliciano Rolán. Su obra poética” supuso la celebración de diversos actos en el Centro Gallego Ateneo de Madrid y en el número que le dedicó la revista Galicia, también en Madrid. De todos modos, siempre se mostró defraudado con la respuesta obtenida en Galicia, y que se limitó al reconocimiento que le dedicó el concello de A Guarda y a la dedicatoria de una pequeña calle en  Vigo, su ciudad natal.  La Xunta de Galicia no promovió de ninguna manera el conocimiento y difusión de la obra de Rolán.

Citaba las palabras de Luis Tobío: “Me asombra que su lugar natal no le haya tributado hasta ahora el homenaje debido”. También recordaba lo que escribió en 1935 Xesús Nieto Pena en el Pueblo Gallego“....séanos concedido el honor de pedir a la Galicia que siente, a los  gallegos amantes del nombre de la pequeña Patria, un homenaje sentido y sencillo a la memoria de uno de sus más inspirados cantores............Que no sea su región natal la última en enviar sus flores”.



Aprovecho este breve recuerdo y homenaje para recomendar el libro de Oreste Caimoto “Feliciano Rolán. Su obra poética” (Editorial Mezquita) para que todos los que aún la conozcan se puedan acercar a su obra. 

Homenaje de Federico García Lorca a Feliciano Rolán:

"La angustia de Feliciano Rolán nos va llenando cada vez con más intensidad, a medida que su cuerpo se va disolviendo en los brazos definitivos de nuestra madre la tierra. Yo he visto noticias de su muerte escrita con sangre blanca sobre las hierbas de Galicia, por donde bogarán ahora sus zapatos de poeta ahogado en niebla y apretada espuma. "De mar a mar" hemos oído una voz pura cuyas últimas sílabas son ya secreto del agua. "De mar a mar" hemos visto huir un cuerpo que llevaba un tesoro para la muerte".

http://www.farodevigo.es/gran-vigo/2013/06/23/prometedora-carrera-truncada-plena-juventud/833887.html