domingo, 13 de septiembre de 2020

Monsterio de Sanfíns de Fiestras

El monasterio de Sanfíns de Fiestras (Valença) tiene sus orígenes en época sueva y según la sentencia que frai João do Apocalipsis halló en el cartulario de Ganfei, en la que figuran los privilegios y pertenencias de las iglesias y monasterios de la diócesis, la iglesia primigenia dataría del año 604.


El rey godo Witiza fue nombrado en 698 duque de Gallaecia y regente de Tude (Tui) donde estableció su corte. Tras la invasión islámica, la ciudad fue liberada en 739 por Alfonso I de Asturias. El rey Ordoño I de Asturias (821-866) ordenó repoblar la diócesis y Ordoño II (871-924), rey de Galicia y posteriormente de León, restauró la sede episcopal en 915. En la Edad Media la diócesis de Tui abarcaba el territorio que iba desde la ría de Vigo hasta el río Limia. En las tierras comprendidas entre los ríos Miño y Limia, Alfonso VI restablecerá el condado Portucalense a finales del siglo XI, dejándolo a cargo de su yerno Enrique y creando el embrión de lo que sería Portugal.

Tras las invasiones árabes, el monasterio fue refundado por los monjes de Cluny y la iglesia románica fue construida en 1134, siendo rey Alfonso Henríquez quien  concedió al monasterio la Carta de Couto, con una jurisdicción que comprendía las freguesías de Sanfins, Friestas, Gondomil, Talão y Verdoejo. En 1172 recibió más donaciones confirmadas en 1190 por el rey Dionís y en 1221 por Alfonso II. A principios del siglo XIV era el monasterio más rico del obispado de Tui en tierras de Portugal.

El monasterio benedictino pasó a la tutela regia de la dinastía de Avis (1385-1580) la cual a mediados del XIV creó la institución de comendadores, prelados que recibieron gran parte de las rentas monásticas en recompensa por servicios prestados. Durante esta época el monasterio de Safíns se fue empobreciendo, disminuyendo el número de monjes y entrando en ruina las edificaciones, hasta que en 1545 murió el último comendador, el Infante Don Duarte. Joao III lo adjudicó a la Compañía de Jesús y la iglesia fue remodelada en los siglos XVI y XVII. En 1759 la Compañía de Jesús fue expulsada de Portugal, con lo que los bienes de su propiedad se integraron en la Universidad de Coimbra y la iglesia del convento pasó a convertirse en parroquia, hasta que a finales del siglo XVIII ésta se trasladó a la iglesia de Nossa Senhora dos Remédios, con lo que el monasterio quedó definitivamente abandonado. 


En 1910 la Iglesia de Sanfíns, uno de los más importantes ejemplos del románico Miñoto, fue catalogada con Monumento Nacional. En la década de 1930 se restauró la iglesia, se reconstruyeron los tejados y el portal sur y se demolió el campanario y otras construcciones anexas. En 1959 y en 1976 se reparó el tejado y en 1988 se reconstruyó la capilla mayor. 


Actualmente se conserva la muralla del monasterio, el acueducto que recogía las aguas que bajan de la sierra y el claustro renacentista, así como otras dependencias monásticas.



Enfrente de la entrada del monasterio se encuentra el cementerio.


La fachada principal de la iglesia de Sanfíns está compuesta de dos arcos y su portada es posterior a las laterales. 


Descansa sobre dos pares de columnas monolíticas acodilladas con bases áticas y capiteles de hojas. El de la izquierda tiene en su parte superior representaciones de cabezas humanas. 


El tímpano está decorado con grabados geométricos como semicírculos concéntricos, una línea en zig-zag y en la parte superior una línea ondulante que se asemeja a una serpiente. Se aprecia claramente la influencia y difusión de las temáticas decorativas de los talleres románicos de la catedral de Tui, con motivos vegetales, animales, así como en la decoración geométrica del tímpano del pórtico principal de la iglesia.


El muro N presenta una portada de arco de medio punto doblado sobre un par de columnas monolíticas con bases áticas y capiteles de hojas. En su cornisa aparecen representados un mono, dos bóvidos, cuatro humanos, dos seres con alas y garras, espirales y un carnero.


El tímpano es liso y tiene mochetas con cabezas de leones guardianes. 


El muro S es de medio punto, similar al N, no conserva las columnas pero si las mochetas. En su cornisa podemos ver hojas, baquetones, espirales, un ser con alas cruzadas, un carnero, un mono y dos hombres.



Todas estas decoraciones se relacionan con el taller de la Catedral de Tui (alrededor de 1150), que también podemos encontrar en San Salvador de Ganfei y San Joao de Longosvales.

Pese al estado ruinoso, se puede apreciar la belleza del claustro del monasterio y demás  instalaciones para la residencia de los frailes.


En el siglo XVII, dentro de las murallas del monasterio se levantó la capilla de Nossa Senhora do Loreto.


 
Las fotografías de este artículo han sido realizadas por Francisco Javier Torres Goberna ©.

No hay comentarios:

Publicar un comentario