lunes, 18 de marzo de 2013

Lagartija de Bocage (Podarcis bocagei)

Distribución


Es un endemismo monotípico cuya distribución se restringe al NO de la Península Ibérica. Está presente en las cuatro provincias de Galicia, con poblaciones insulares en las costas de Pontevedra, A Coruña y Lugo. También está presente en el NO de Zamora, zonas del O, centro y N de León y en algunos puntos del centro y S de Asturias. Se desconoce cuál es exactamente su distribución oriental, pero en todo caso su presencia en el centro de la Cordillera Cantábrica es muy escasa. En Portugal se encuentra al N del río Duero (Minho, Douro Litoral y Tras-os-Montes).

Esta especie se distribuye mayoritariamente por zonas húmedas y templadas de clima atlántico, donde se la puede hallar desde el nivel del mar hasta media montaña, principalmente en los pisos colino y montano. En Galicia se la ha encontrado en los Ancares (Lugo) a 1600 m de altitud y en Peña Trevinca, en la frontera con Zamora, a 1900 m.

En el área meridional de su distribución, correspondiente al piso supramediterráneo, su presencia es escasa y se reduce a los fondos de los valles, las vegas y a zonas elevadas de montaña.

La Lagartija de Bocage es muy sedentaria y sólo efectúa cortos desplazamientos.

Hábitat


Vive en  lugares pedregosos y con abundante matorral de brezos, tojos y piornos. También en dunas costeras y en muros de viviendas y otras construcciones humanas.

Identificación


Es una lagartija de pequeño tamaño y aspecto robusto, con el cuerpo no deprimido, cráneo alto y ojos que apenas sobresalen por encima del píleo.


Los machos tienen el dorso de color verde, que se vuelve más intenso durante la época de celo y más pardo verdoso el resto del año. Los flancos son pardos y la zona ventral amarillenta. Muestran unas rayas claras verdes o amarillas en los laterales del dorso, rodeadas de un diseño negro que forma unas líneas. 


Los machos son algo mayores y más pesados que las hembras, con una cabeza más voluminosa y extremidades más largas. 


La longitud desde el hocico a la cloaca es de unos 5,7 cm, su cola mide unos 10,5 cm, y su peso medio es de 4,5 g.


La coloración de las hembras y los inmaduros es parda en las partes superiores y amarillenta en las inferiores. Presentan las mismas líneas claras en los laterales del dorso, pero en este caso son de color ocráceo. También muestran el característico diseño negro formando líneas, pero las de las hembras son más evidentes que las de los machos. La longitud del cuerpo es de 5,5 cm, su cola mide unos 9,45 cm y su peso ronda los 3,6 g.


Los recién nacidos tiene una coloración verdosa en la cola, quizás para atraer a los depredadores hacia esa parte, de la que se pueden desprender en caso de que sea necesario. Los individuos inmaduros no muestran un dimorfismo sexual tan grande como el de los adultos, pero se puede distinguir su sexo ya que en el caso de los machos, el tamaño de la cabeza con relación al resto del cuerpo es mayor que el de las hembras.

En general se trata de una especie muy homogénea con apenas algunas variaciones de coloración entre ejemplares de distintas poblaciones. Los individuos del S de Galicia y N de Portugal pueden presentar alguna mácula azulada en la parte ventral, que por lo general es amarillenta con puntas negras en las escamas ventrales externas. Durante el invierno, los machos de las sierras situadas en el O de la cordillera Cantábrica pueden presentar una tonalidad anaranjada en el vientre, mientras que en otras poblaciones de Ourense, León y Zamora existen machos de vientre blanco. Por otra parte, los individuos insulares pueden ser ligeramente mayores y más robustos y con una pigmentación más intensa (Pedro Galán).

Reproducción


Los cortejos y cópulas comienzan en el mes de abril y se prolongan hasta julio. Mediante luchas, los machos establecen una jerarquía por tamaños y los más grandes expulsan de su territorio a los menores. Las hembras realizan de 1 a 3 puestas que tienen lugar entre mayo y julio. En cada puesta depositan de 2-9 huevos (4 de media) que eclosionan entre julio y septiembre. La Lagartija de Bocage alcanza la madurez sexual entre los 1-2 años.

Conducta


Esta lagartija permanece activa durante todo el año, aunque entre los meses de noviembre y febrero reduce su actividad. Es de hábitos diurnos y suele comenzar el día calentándose con los rayos del sol. Es una cazadora muy dinámica que se alimenta principalmente de artrópodos (arácnidos y coleópteros). Por su parte también sirve de alimento a diversas especies de culebras y aves rapaces, como el Cernícalo Vulgar (Falco tinnunculus), que en gallego recibe el nombre de Lagarteiro. En caso de verse amenazada puede recurrir a desprenderse de su cola para despistar a sus enemigos.

Las fotos de este artículo han sido realizadas por Ana Durán y Javier Torres.