jueves, 17 de mayo de 2012

Petroglifos de A Caeira (Pontevedra)


A Caeira se sitúa en uno de los outeiros de Montecelo, en los límites entre los concellos de Poio y Pontevedra. Se trata de una zona de gran riqueza arqueológica en la que se han hallado restos megalíticos, calcolíticos, de la Edad de Bronce y castreños. En Montecelo se localiza la necrópolis megalítica del Monte da Tomba, formada por 6 mámoas descubiertas por Sobrino Lorenzo-Ruza.

Muy cerca se encuentra el interesantísimo yacimiento rupestre de A Caeira, en el que se han localizado al menos 20 grupos de insculturas, que se han podido salvar de la desaparición debido a la construcción de una urbanización que ocupa casi  todo el monte. 

Laxe do Xugo

Las más famosas de estas estaciones son las conocidas como Pedra Grande de Montecelo, A Laxe das Lebres, A Laxe das Picadas y A Laxe do Xugo

Pedra Grande de Montecelo

La datación de estas insculturas se establece en toda la Edad del Bronce y los motivos que aparecen son: cérvidos, escenas de monta, círculos sencillos, círculos concéntricos, combinaciones circulares, cazoletas, un posible yugo (Laxe do Xugo) y trazos diversos.





El grupo llamado Laxe das Lebres, muestra 42 figuras de cérvidos.

Laxe das Lebres

Destaca un grabado que representa a un ciervo macho y a una hembra, que están unidos por las pezuñas por una línea continua y ligeramente ondulada, que acaba a pocos centímetros de un círculo con nueve cazoletas en su interior. 

Laxe das Lebres

También aparecen representadas cópulas y quizás escenas de monta.

Escenas de cópula

Posibles escenas de monta

Al parecer existía otro grupo de petroglifos localizado por Sobrino Lorenzo-Ruza, que estaba formado por representaciones de alabardas y puñales y que ha sido destruido.

En este yacimiento de A Caeira apareció alrededor de 1927 el único ídolo cilíndrico existente en Galicia y que fue hallado por López Cuevillas. Se trata de un pequeño cilindro de cuarcita de 11,7 cm X 4 cm y  350 g de peso. Su superficie está perfectamente pulida y una de las bases muestra un aspecto cristalino logrado mediante un pulimento por rotación, por el que se obtiene una superficie plana. Esta base del cilindro tiene grabada un punto o pequeña cazoleta, mientras que la otra base presenta seis puntos. Este ídolo cilíndrico es una pieza enigmática que pude datarse en el calcolítico, etapa situada entre el final del megalitismo y comienzos de la edad del bronce, y que atestiguaría un eventual contacto con la cultura portuguesa del Sur del Mondego, relacionada con la expansión del vaso campaniforme. 

El ídolo cilíndrico de  A Caeira podemos verlo en el museo situado en la pontevedresa Praza da Leña.